Personas del corregimiento La Elvira , Cali, Colombia que participaron activamente en el proyecto “Establecimiento de tecnologías agroforestales en pequeñas fincas de comunidades campesinas del occidente colombiano, con especies vegetales nativas para mejorar la calidad de vida y conservar la biodiversidad”.

 

Jesús Perafán Martínez y su sobrino Guillermo García Perafán Gallego de las fincas El Rocío y Miraflores respectivamente, de la vereda Los Laureles, corregimiento La Elvira.

 
   
 
Jesús Perafán

de 71 años es hijo de Justiniano Perafán y Elodia Martínez provenientes de Almaguer, Cauca. Sus padres llegaron a la vereda Los Laureles en calidad de trabajadores y luego adquirieron la finca a la que llamaron Monterrey.

Justiniano y su mujer tuvieron 9 hijos: Miguel, Mario, Jesús, Lola, Tulia, Julia, María, Carlos y Fortunato. Justiniano murió en 1968 o 1969 y Elodia murió en 1970.

La mamá de Guillermo García, es María Perafán Martínez, nacida en 1926, quien vive actualmente en la finca.

Justiniano, fue aserrador en la vereda, por ello Jesús y Guillermo aprendieron sobre los árboles de la región.

Jesús Perafán apoyó en gran parte el desarrollo del proyecto mostrándonos, en las diferentes manchas de bosque que aún perduran, árboles de usos múltiples.

De éstos algunos fueron reproducidos en los dos viveros comunitarios construidos, uno en la vereda Los Laureles y otro en la vereda La Elvira.

Las fincas El Rocío y Miraflores inicialmente estaban cubiertas de bosque y luego en gran parte fueron fincas cafeteras.

 
   
   

Al igual que lo sucedido en el corregimiento, actualmente no son productoras de café. Se cultivan y crían diversas plantas y animales. Ahora estas fincas están explorando el potencial agroecoturístico.

La finca El Rocío cuenta con lago para pesca y Miraflores con sendero dentro del bosque. Han desarrollado la parte agropecuaria orientada al manejo orgánico e incentivado a diferentes grupos de personas a que los visiten.

Dentro del proyecto Jesús Perafán instaló una tecnología agroforestal donde combino el arboloco Montanoa quadrangularis con pasto de corte para alimento de vacas, cuando el desarrollo de los árboles proporcione más sombra se asociarán con anturios.

 
   
  Guillermo García Perafán de 51 años vive con su esposa Yolanda Gallego y su madre María Perafán.

Guillermo desde que dejó de trabajar en 1997 en la fabrica de chocolate cercana se ha dedicado a la finca Miraflores. En estos años a través de diferentes capacitaciones ha implementado en la finca diferentes cultivos y cría de animales. Actualmente tiene un cultivo de café tradicional bajo sombrío, cercos vivos, cultivos de pan coger y cría de especies menores.

Dentro del proyecto Guillermo García instaló un banco de proteína para alimento de las especies menores (conejos, curies, pollos de engorde y gallinas ponedoras). El banco de proteína está conformado por nacedero y chachafruto. También instaló cercos vivos con chachafruto y nacedero, y sembró arboloco para luego asociarlo con plantas ornamentales.

Su finca posee un muy buen bosque por donde corre una pequeña quebrada de la cual se abastecen de agua varias fincas. En este bosque ha construido un sendero para mostrar la biodiversidad, el cual hace parte de la propuesta agroecoturística hacia la cual ha orientado la finca. En este sendero se sembraron diferentes árboles nativos locales de los reproducidos en los viveros comunitarios.